Alfredo García-Amado desembarcó en el Sporting en sustitución del por entonces director general, Herminio Menéndez, en el mes de enero de 1997, justo cuando el ex medallista olímpico aceptó una oferta de José María González de Caldas para irse al Sevilla. Sin apenas experiencia en el mundo laboral y con un nulo conocimiento del mundo del fútbol y su enrevesado entramado, José Fernández le eligió – ante la sorpresa de propios y extraños – para suplir al laureado piragüista.

Cuando ingresó en la entidad rojiblanca no heredó de su predecesor el cargo de director general si no que lo hizo como gerente. Dada su juventud y bisoñez pasó a ser bautizado socarronamente por el sportinguismo como “el gerentín”, mote con el que se le continúa denominando popularmente en la actualidad. Desde su aterrizaje en el Sporting ha formado parte de los diferentes consejos de administración que ha habido a lo largo de los años y que progresivamente han minado a la entidad hasta sumirla en un proceso concursal interminable.

Su poder en la SAD ha ido aumentado de forma exponencial con el paso de las temporadas, hasta llegar a convertirse en el segundo hombre fuerte tras el máximo accionista. Desde su incorporación ha sido la mano derecha de José Fernández y el brazo ejecutor de sus órdenes. A lo largo de sus ya quince años en el Sporting ha tenido dos momentos de debilidad en la institución. El primero fue cuando apareció en el conocido coloquialmente como el “video de la vergüenza” del Sporting, en realidad, un reportaje de cámara oculta realizado por el Mundo TV y emitido por Canal 9, en el que un falso comprador mostraba su interés en convertirse en máximo accionista de la SAD. En un momento de ese reportaje, durante una reunión mantenida en Mareo entre ese supuesto comprador, Amado y el ex director general Herminio Menéndez, parece que el “gerentín” afirma que “lo peor del fútbol son los futbolistas”, cuando en realidad esa frase la pronuncia Herminio Menéndez. Sin embargo, Amado apostilla sin empacho alguno que “la mayor decepción que llevas es conocer al futbolista, es capaz de ponerte verde por 5.000 pesetas…y ganan una burrada…son egoístas”.

El otro fue cuando diversos medios de comunicación hicieron público que al ingresar el Sporting en un concurso de acreedores iba a rebajar su sueldo a la mitad. Pero como la memoria del aficionado es débil y el tiempo todo lo cura, Alfredo García Amado continúa rigiendo, al dictado de José Fernández, los destinos del Sporting. Astuto, siempre se ha mantenido alejado de los focos de los medios de comunicación bajo la espuria coartada de que el director general no es noticia, pero este año, en una entrevista concedida a SER Gijón acuñó una frase que no ha caído en saco roto: “¡Ojalá Doyen nos compre jugadores!”, seguida meses después por “El Sporting está vivo gracias a Doyen”. Su deseo tiene muchos visos de hacerse realidad.

Saber más…

Cámara oculta canal 9

“Ojalá Doyen Group nos compre futbolistas”

“El Sporting está vivo gracias a Doyen”

“¿Mala gestión? ¡bueno, fútbol!”

 “Apostaría mi mano a que en el Sporting ningún jugador ni ningún empleado ni nadie está metido en esto”