Nuevo Proyecto de Socialización del Real Sporting de Gijón

Bandera del Real Sporting de Gijón

Han pasado 25 años de miseria, de ruina, de desprecio e insulto constante a una camiseta, a un escudo y a una afición, y el presidente heredero de la SAD nos pide «paciencia y comprensión». Paciencia y comprensión para un «proyecto» que nadie es capaz de explicar, de plasmar ni de interpretar, un «proyecto» basado en dar la espalda a la afición, como se lleva haciendo cinco lustros en los que se reclamaba paciencia y comprensión al grito de «no es el momento».
Pero la paciencia y la comprensión se han agotado, y no por capricho, el Real Sporting de Gijón SAD es ya una entidad mercantil carcomida hasta los cimientos, con su principal patrimonio, su afición, secuestrado, anestesiado, ninguneado y estafado y hemos decidido decir ¡basta ya!
El presidente heredero de la SAD manifestó pública y notoriamente que su fecha de caducidad era 2019, ha incumplido su compromiso, se ha desdicho de sus palabras y ha emprendido una huída hacia adelante cuyo único sostén es pedir paciencia y comprensión, como hacía su padre.

En TFND hemos sido pacientes y comprensivos, hemos intentado por vía amistosa, por vía formal y por vía judicial acabar con el escarnio al que se ha sometido y se somete al Sporting. La única respuesta han sido buenas palabras (y también malas) y nulos hechos. Pero hasta aquí hemos llegado, es el momento, el momento de recuperar el Sporting para sus legítimos propietarios, sus aficionados, sin importar las piedras que azoten el camino y aprovechando todos los recursos jurídicos, económicos, políticos y sociales que existen. Pues bien, a finales del mes de marzo TFND os va a presentar un nuevo Proyecto de Socialización del Real Sporting de Gijón, que, si es aprobado, nos facilitará para utilizar todos los mecanismos a nuestro alcance para lograrlo.

Dicho proyecto, meditado y trabajado desde todos los prismas valorativos será parcialmente pionero en el ordenamiento jurídico de nuestro fútbol, y deberá de las fuentes de la experiencia de otras aficiones que sufren o han sufrido el azote de las SAD. La clave de dicho proyecto es que la voluntad de la familia Fernández ya no tendrá peso ni importancia ninguna en su consecución. Su oposición al proyecto no tendrá validez si conseguimos la unión de todos los estamentos del sportinguismo.
Y emplazandoos para la próxima asamblea de TFND nos gustaría convocar para mañana mismo una pañolada en el minuto 5 al grito de ¡basta ya! y ¡directiva dimisión! porque estamos con nuestro equipo, nuestros jugadores y nuestros técnicos pero no con el Consejo que hemos heredado.