La historia que se repite

  •  Convocatoria de concentración, sábado 11 de Mayo. 17.30h, Puerta 0.

Como ya viene siendo tradición en los últimos partidos, este sábado media hora antes del partido se celebrará una concentración pacífica contra la directiva y máximo accionista del Real Sporting de Gijón SAD frente a la puerta cero de El Molinón. Tu Fe Nunca Decaiga anima tanto a sus socios y simpatizantes como a cualquier sportinguista preocupado por el devenir de la gestión de la SAD a unirse a dicha concentración en la Puerta Cero.

En Tu Fe Nunca Decaiga queremos recuperar y recordar al sportinguismo otra gran protesta contra el consejo de administración que se produjo en 1998, poco después de certificar el descenso a Segunda División tras 21 años en la máxima categoría del fútbol español. Las similitudes entre aquellas fechas y la actualidad son palpables, si bien por desgracia la situación de degradación actual empequeñece a aquella.

 

  • 1998. Convocatoria, motivos y adhesiones

En el mes de marzo de 1998 se consumaba el triste descenso matemático del Sporting a Segunda División, en una temporada en la que se batirían todos los récords al sumar tan sólo 13 puntos. La situación en aquel momento guarda similitudes con la actual: desastrosa gestión deportiva, José Fernández oficialmente apartado del día a día del club por cuestiones de salud, y una sangrante política de fichajes de altísimo coste y dudosa calidad.

Así, el 24 de marzo el diario “El Comercio” informaba de la convocatoria por parte de la peña sportinguista Graffiti de una manifestación “para protestar por la gestión del consejo de administración”. Así mismo, pretendía que los gestores del Sporting (entre los que se incluía Fernández, que había abandonado el cargo de presidente meses antes) vendieran sus acciones y abandonaran sus cargos. “Que dimita el consejo de administración y que se unifique el sportinguismo desde la base”, decían desde la peña Graffiti, asumiendo que se trataba una lucha de “David contra Goliath”, en la que “no entendemos de sociedades anónimas, pero sí de sportinguismo”.

La iniciativa partió de Gerardo Corte, familiar de un directivo de la peña Graffiti y poseedor de 500 acciones. Los organizadores llamaron a colaborar a “todas aquellas personas o entidades que se sientan sportinguistas, bien sean accionistas, abonados o simples seguidores del equipo gijónes”.

La protesta se realizaría el 5 de abril de 1998, previamente al partido Sporting-Espanyol. Dos horas antes, a las tres de la tarde, comenzaría una manifestación desde la plaza Mayor hasta la “Puerta Cero” de El Molinón. Además, con el objetivo de “evitar presionar a los jugadores” se animaba a no entrar en el campo hasta media hora después de comenzado el encuentro, incidiendo así con claridad en la responsabilidad del consejo en el desastre deportivo.

 

  •  Reacciones a la propuesta

Rápidamente la convocatoria empezó a recibir adhesiones, llegando a sumar 66 peñas y 5 colectivos culturales. Algunas, como las peñas Berna Pendás y Los Manzanos, dieron libertad a sus asociados sin comprometerse como entidad. Otras peñas, como X.2, El Cortijo o La Calzada, se mostraron contrarias a la convocatoria, por considerar el acto inapropiado o a destiempo.

El 4 de abril, ante la insistencia de los medios, el presidente de la SAD Ángel García Flórez leía un duro comunicado tras el que no admitió ninguna pregunta. En él acusaba a los convocantes de introducir crispación de manera artificial. Aunque aseguraba ser autocrítico con la situación, decía que la manifestación llegaba fuera de lugar y con un gran desconocimiento sobre la realidad del fútbol, concluyendose de ello “un claro ánimo de protagonismo por parte de sus convocantes”. Resultan cuando menos curiosas frases literales de aquél comunicado como:

“No somos sordos a las críticas de cualquier sportinguista de corazón […]. El sentir rojiblanco lo detectamos y está herido, pero estamos seguros de que nada tiene que ver ni con la manifestación ni con sus convocantes”. Ángel García Flórez.

Por último, insistiendo en su crítica, Flórez acusó a la peña Graffiti de vulnerar los estatutos que la rigen. De la misma manera resaltó que los actos contra el Real Sporting de Gijón suponían la expulsión de la Federación de Peñas (pese a no estar asociada a la misma la peña Graffiti y estar claramente convocada la protesta contra los miembros del consejo y no contra la entidad). No se despidió Ángel García Flórez sin descalificar a las personas convocantes, incidiendo en que algunos no eran abonados o llevaban “apenas ocho años” siéndolo:

“Me pregunto: ¿Esta es la representación del sportinguismo?” Ángel García Flórez.
  • Desarrollo de la manifestación

El 5 de Abril, minutos antes de las 3 de la tarde se reunían frente al Ayuntamiento más de un millar de personas con numerosas pancartas de muchas peñas, como eran Jiménez, Jovellanos, Mercante, Baruyu o Los 50 de Noreña. Salieron de la Plaza Mayor cantando por todo lo alto el Himno del Sporting, como relatan las crónicas de la época. Y es que las premisas de los organizadores eran claras: se trataba de un acto pacífico y por el bien del Sporting. “No somos agitadores, somos del Sporting” aseguraban.

A medida que la marcha avanzaba por el paseo de El Muro e incluso ocupaba la calzada, se iban sumando personas. Cánticos como “consejo dimisión” “los consejeros son unos borregos” “Flórez dimite, la gente no te admite” “el consejo es del Oviedo” era frecuentes.

Así, entre silbidos y protestas llegaban un total de 3000 personas a los aledaños de El Molinón, donde se mantuvieron las quejas y cánticos hasta bien entrado el partido. Una gran mayoría de los presentes demoraron su entrada al campo hasta pasados veinte minutos del comienzo del partido.

Las fotografías que se muestran ilustraban las crónicas de El Comercio del momento, bajo el título “Masiva respuesta de las peñas”.

 

  • ¿Qué se consiguió? Reacciones de las peñas y de la SAD

Los convocantes de la manifestación quedaron satisfechos de la buena y pacífica respuesta de la afición:

“Conseguimos lo que queríamos […], expresar nuestro desencanto con el consejo de administración del Sporting”

Contestando a las críticas de Ángel García Flórez, Aseguraban que no se trataba de un acto de protagonismo, sino para intentar salvar al club dada “la nefasta gestión de unos señores que, de continuar, llevarán la entidad a Segunda B”

Desde la SAD, el presidente Flórez se encargaba de hacer la valoración. El discurso incidió en la autocrítica, cosa que parece que no sucede en la actualidad (“Este consejo no es ciego ni sordo”; “La afición está en su derecho de criticarnos”; “Somos responsables de esta situación y lo asumimos”; “Si la solución fuese que se marchara el consejo de administración, creo que nos iríamos todos”). Pero más allá de esto, se recurrió a explicaciones como “esta gente debe entender que esto es una sociedad anónima y, si nosotros nos marchamos, ¿Qué pasa?” o “Esto es una sociedad anónima y esto es lo que hay” que recuerda mucho a la frase “Las SAD son así” pronunciada en fechas recientes por Manuel Vega-Arango.

Además, Flórez no desaprovechó la oportunidad para criticar que fuesen las peñas las que organizasen la manifestación y mostrasen su postura crítica.

“Comprendo la crítica, pero no que las peñas apoyen esto […] la función de las peñas es otra”. Ángel García Flórez.

Sin embargo, apenas unos días después, se anunciaba un relevo de consejeros en la entidad, bien debido a la protesta o quizás producto de la división interna que existía en el Consejo. Juan Fernández-Nespral y Antonio Veiga dimitieron de sus cargos de consejeros, dado que “no nos gusta ser floreros”. Se habían incorporado al consejo de administración en noviembre y aseguraban sentirse utilizados para la junta general de diciembre, ya que con posterioridad apenas se enteraban de lo que sucedía en el consejo y carecían de funciones específicas.

El nuevo consejo de administración pasó así a estar compuesto por:

– Angel García Flórez

– Cándico Cueto

– Manuel Vega-Arango

– José Fernández

– Pedro Morán

– Luis Mitre

– Alejandro Fernández-Nespral

– Florentino Fano

– Alfredo García Amado como secretario.

15 años después de estos hechos, la situación ha cambiado, y por desgracia a peor. Tras los diez largos años pasados en segunda, la ruina económica y penosa gestión que empequeñeció a lo sucedido hasta la fecha de la manifestación, el estado de la entidad, tanto económico como deportivo no invita al optimismo.

La concentración de este sábado será más o menos numerosa, pero, junto a las que se llevan produciendo desde hace meses frente a la puerta 0 (véase imagen inferior), demuestran que el sportinguismo sigue vivo, y cada vez más preocupado por la tortuosa senda que recorre la SAD.